Neuroma de Morton
4.6 (91.54%) 26 votes

¿Qué es el Neuroma de Morton?

cirugia pie, dolor pie, juan arnal, traumatologo madrid, neuroma morton

El neuroma de Morton es una tumoración benigna (no un tumor realmente) de uno de los nervios que discurren en los lados de los dedos del pie. Alrededor de uno de estos nervios  se produce un engrosamiento del tejido que rodea el nervio interdigital, habitualmente entre el 3er y el 4º dedo. El nombre “Morton” se debe al médico que lo describió, y este aumento de tejido es en realidad un engrosamiento reactivo, es decir una respuesta del tejido a una irritación mantenida.

 

¿Qué causa el Neuroma de Morton?

El engrosamiento es fruto de la irritación de estos nervios al atravesar un túnel a la altura de la cabeza de los metatarsianos. Allí se comprimen entre la cabeza de los metatarsianos lateralmente y bajo el ligamento inter-metatarsiano, que forma el techo del túnel. En este espacio cerrado el nervio puede pinzarse de manera repetida bajo el peso corporal ante distintas anomalías.

Cualquier defecto en la movilidad o en la forma del pie, pueden aumentar las fuerzas que se producen en ese espacio y dañar de manera repetitiva el nervio, el cual acaba creando el neuroma. Es lógico que su localización mas frecuente sea en el 4º espacio inter-metatarsal, dónde confluye la parte lateral del pie (muy móvil para adaptarnos a terrenos irregulares) con la parte central del pie, la cual esta formada por el 2º y el 3er metatarsianos y esta fija.

Algunos factores como el uso de zapatos de punta estrecha o la pronación del antepié van a aumentar la compresión entre la cabeza de los metatarsianos. Igualmente la inflamación que encontramos en la metatarsalgia puede asociarse a a la aparición de un neuroma de Morton, razón por la cual en ocasiones la solución no es tratar el neuroma sino tratar la Metatarsalgia.

Pulsa aquí para ver Metatarsalgia

 

¿Cuáles son los síntomas del neuroma de Morton?

Normalmente, no hay signos externos, es decir, el neuroma no se aprecia desde el exterior como un bulto. El síntoma del que os quejáis cuando acudís a consulta es un dolor “quemante” que se desplaza hacia los dedos. En ocasiones describís como si pisaseis una piedra en algunos pasos.

Con la evolución se puede notar entumecimiento y pequeñas descargas. Todos estos síntomas empeoran con las actividades o el uso de calzado estrecho y no suelen doler por la noche con el pie descalzo.

En la consulta lo sospecharemos con la historia que nos contáis, y reproduciremos los síntomas con la compresión de los metarsianos entre sí (Test de Mulder), y al presionar directamente el ligamento. Habitualmente pedimos una radiografía en carga de los pies para ver la fórmula metatarsal y realizamos una ecografía o pedimos una resonancia para ver el neuroma.

 

¿Cómo es el Tratamiento del Neuroma de Morton?

El tratamiento inicial va dirigido a aumentar el espacio en que se irrita el nervio y disminuir la carga que soportan:

– Cambio de calzado: Evitar tacones y puntas estrechar

Plantillas para la Metatarsalgia si esta existe

– Sesiones de hielo y pomada anti-inflamatoria

– Infiltración de un corticoide: Puede dar un alivio pasajero al disminuir la inflamación aguda alrededor del nervio

– Pérdida de peso para disminuir la carga en pacientes con sobrepeso

Si estas medidas no son efectivas, os propondremos una sencilla intervención quirúrgica con una alta tasa de éxito

 

Cirugía de Neuroma de Morton

Para el Neuroma de Morton existen varias técnicas quirúrgicas que debemos evaluar para caso concreto. Las podemos dividir en aquellas dirigidas a tratar la causa  (metatarsalgia, ligamento hipertrófico..) y aquellas dividas a tratar o extirpar el neuroma.  En las que tratamos la causa, podemos ofreceros una cirugía sobre los metatarsianos (cirugía percutánea de metatarsalgia) SIN quitar el Neuroma. En otros casos de Neuromas pequeños utilizamos la radiofrecuencia a baja temperatura para sin necesidad de abrir la piel, quitar la sensibilidad al nervio interdigital y que este deje de doler sin necesidad de recuperación. Cada caso debe ser individualizado, siendo necesaria en los casos de grandes neuromas la extirpación por cirugía abierta. A continuación os expongo brevemente las distintas técnicas que utilizamos para tratar el Neuroma de Morton

1) Cirugia Abierta para la Extirpación del Morton

Esta técnica la realizamos a través de una incisión de 1,5-2 cm (en función del tamaño del Neuroma) en el dorso del espacio inter-metatarsal afectado. Siempre utilizamos ecografía en quirófano para confirmar el espacio y la presencia del Neuroma, el cual hay que distinguir de la bursitis inter-metatarsal, que da una imagen muy parecida, que cambia al realizar compresión. Puesto que accedemos por dorsal, aprovechamos para abrir el ligamento inter-metatarsal además de quitar el Neuroma. Los cuidados posteriores son básicamente los de la herida quirúrgica pudiendo utilizar calzado normal en 2-3 semanas. En el siguiente Vídeo podeis ver esta técnica en el caso de un Neuroma Gigante (mayor a dos cm):

 

 

2) Corrección Percutánea de la Fórmula Metatarsal

En los casos en que la causa de la formación del Neuroma sea un Metatarsiano largo (una mala fórmula de apoyo) la corrección percutánea es una buena opción para trata tanto la metatarsalgia como el neuroma. En esta intervención realizamos a través de una incisión de 1 mm un acortamiento del metatarsiano bajo control de radioescopia. No se retira el neuoma ni se abre el ligamento, pues en estos casos asumimos que la formación del neuroma es puramente secundaria al defecto de la fórmula de los metatarsianos, por lo que al corregir esta fórmula el neuroma deja de causar problemas. Al igual que en la cirugía percutánea del juanete y la metatarsalgia se puede caminar desde el primer día de la intervención.

Pulsa aquí para ver Metatarsalgia

 

3) Liberación Percutánea del Ligamento Intermetatarsal con control Ecográfico + Radiofrecuencia 

Es la técnica de mas rápida recuperación y menos invasiva. Se reserva para aquellos casos en que ha habido una situación temporal causante del neuroma (embarazo, calzado, competición..) y que una vez formado el neuroma y revertida la situación, el paciente pueda mejorar con la apertura del ligamento.

Una variante de esta técnica consiste en aplicar además radiofrecuencia en el neuroma, de modo que con anestesia local y solamente con un pinchazo, se realiza una termoablación del nervio. El paciente puede calzarse y reincorporarse a las actividades cotidianas en un par de días aproximadamente.

Independiente de la técnica empleada, incluso en la clásica,  la recuperación es bastante rápida, pudiendo volver al deporte en unos días. La tasa de éxito es elevada, siempre y cuando la actuación sea la correcta para tu caso en concreto, por ello es tan importante individualizar el tratamiento.

universidad complutense
gregorio
centro medico arganda
BEATA
hospital Pio XII traumatología