Esguince de Tobillo: Inestabilidad Crónica de Tobillo
Valora esta Información como Paciente

¿Qué es el esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo es un estiramiento o desgarro de los ligamentos del tobillo, casi siempre los de la parte externa. Es una de la lesiones mas frecuentes en el deporte (hasta un 30% de los futbolistas) y tendemos a darle poca importancia, lo que muchas veces hace que no los tratemos bien. Hay que tener en cuenta que hasta un 20% de los esguinces graves asocian alguna otra lesión, por ello es importante tomárselo en serio y tratarlos adecuadamente desde el principio.

inestabilidad tobillo, dolor tobillo, tobillo fútbol, juan arnal, truamtologo madrid 

Lesión de los ligamentos en el tobillo

Los ligamentos que sujetan en el tobillo son 3 en la parte externa, que forman un triángulo, y uno en la parte interna, mas grueso y de forma triangular (ligamento deltoideo). Si bien todos pueden sufrir un esguince, la gran mayoría se van a producir en la parte externa como consecuencia de torcer el tobillo hacia dentro. En este mecanismo el ligamento externo mas anterior, peroneo-astragalino anterior, es el que mas se lesiona. Conforme aumente la energía del esguince se lesionarán mas ligamentos desde delante hacia atrás, afectándose los tres externos en los esguinces mas graves.

 

¿Cómo se clasifican los esguinces? ¿Necesitamos pruebas de imagen?

Siendo estrictos deberíamos clasificarlos en tres grados, el grado I cuando existe distensión, el o II con rotura parcial y el III total. En la práctica sin embargo, nos interesa mas de cara al tratamiento formar dos grupos, los esguinces de bajo grado y los de alto grado. Estos últimos cursarán con mas inflamación y un hematoma característico en forma de “C” debajo del maléolo peroneo, que se forma por la sangre acumulada de los vasos del ligamento roto. Por ello a mas hematoma, mas lesión ligamentosa y por tanto mas grave.

Con la inspección y exploración podremos diagnosticar un esguince. Siempre realizaremos radiografía para descartar fractura en los esguinces graves, o aquellos en los que haya dolor en punto óseos ,como la cola del 5º metatarsiano. La resonancia en agudo nos muestra casi siempre un edema en el hueso (contusión ósea), nos permite ver los ligamentos rotos y nos revela lesiones asociadas como en el cartílago del astrágalo.

¿Por qué es tan importante tratar los esguinces correctamente?

Un esguince mal tratado puede hacer que los ligamentos no cicatricen correctamente y el tobillo quede inestable o poco sujeto. En este caso, la energía necesaria para sufrir un nuevo esguince es cada vez menor y el tobillo se tuerce o falla de manera repetitiva ; lo que llamamos inestabilidad crónica.

Hay que tener en cuenta que el tobillo recibe cargas enormes en las actividades del día a día, especialmente en deportes con giro sobre la pierna. En tobillos inestables cada fallo o nuevo esguince puede conllevar daño en el cartílago del astrágalo o incluso producirse fracturas en el peroné y la tibia. Además es una de las articulaciones que mas rápidamente se destruye cuando no funciona correctamente, bien sea por inestabilidad crónica o por una lesión del cartílago, habitualmente después de un traumatismo (ver artrosis de tobillo).

¿Cuáles son las lesiones asociadas al esguince de tobillo?

– Inestabilidad crónica; es la historia del paciente que acude a nuestra consulta porque tras un primer esguince empieza a sufrir torceduras de repetición. Cada nueva torcedura va a producir un doble efecto: empeorar el estado de los ligamentos (o incluso romper otros nuevos) y lesionar el cartílago del tobillo. En la exploración vamos a objetivar una subluxación del tobillo hacia anterior y hacia externo. Estos casos son los la causa mas frecuente de reparación quirúrgica de los ligamentos del tobillo.

– Osteocondritis del astrágalo (lesiones del cartílago); un esguince violento o traumatismos repetidos en la inestabilidad pueden dañar el cartílago del astrágalo. Se puede producir una fractura osteocondral o incluso una necrosis de parte del hueso. Estas lesiones son graves, ya que el tobillo tolera muy poco defecto de forma antes de sufrir artrosis.

Tendinitis y luxación de peroneos: ya que son estabilizadores activos, con una función similar a la del ligamentos se asocian a los esguinces (Pulse aqui para ver Tendinitis de Peroneos)

 

¿Cómo se Trata Correctamente un Esguince de Tobillo?

El tratamiento va a depender de la gravedad del esguince, por ello voy a crear tres grupos dónde el tratamiento es distinto:

Esguince leve o moderado:

tras un breve periodo (2-3 días) de inmovilización y hielo comenzamos la fisioterapia con dos etapas diferenciadas. La primera tiene el objetivo de reducir la inflamación (mientras se produce la cicatrización del ligamento). La segunda, a partir de los 10-14 días, se basa en recuperar la fuerza y la propiocepción de los estabilizadores dinámicos del tobillo. Esta fase se basa en trabajar los tendones peroneos, tibiales y Aquiles para que sujeten el tobillo, y estén preparados para reaccionar de manera automática cuando nuestro tobillo lo necesite (propiocepción).

(Pulse aqui para ver Ejercicios para Esguince de tobillo)

Esguince grave:

el tratamiento va a ser idéntico al anterior, pero prolongando las fases en el tiempo. Puede ser necesario incluso utilizar una férula de yeso o tipo Walker durante los primeros días. En casos de deportistas con tobillos muy inestables o deportistas profesionales puede valorarse la cirugía de entrada para favorecer una recuperación mas temprana.

– Inestabilidad crónica:

Si a pesar de la correcta rehabilitación y musculación siguen produciéndose esguinces, indicamos una cirugía. La técnica que realizamos es una reparación anatómica de los ligamentos con anclajes de sutura y refuerzo de la reparación con el retináculo extensor (imagen). Tras esta intervención realizamos un tratamiento de fisioterapia idéntico al del esguince grave, basado en musculación y propiocepción.

En cualquiera de los casos anteriores, debemos retrasar la vuelta al deporte, especialmente deportes de pelota y raqueta, hasta que el estado muscular y la coordinación nos den la suficiente seguridad, lo que puede oscilar entre 4 y 12 semanas en función de los casos

universidad complutense
gregorio
centro medico arganda traumatologia
BEATA
hospital Pio XII traumatología